Tuiteando

Ella es inexplicable. Y él, escéptico. (Pero yo no)

Y a pesar de todo, yo elijo creer en lo inexplicable.
En contra de la razón, en contra de la ciencia.
Porque si alguien sabe de qué va, es el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *