Desvaríos

¿Alguien sabe?

Anoche después del partido de las Chivas no cambié el canal y por ello me topé accidentalmente con una pelea de box entre mujeres. No sé ustedes, pero a mí me incomoda mucho ver a dos mujeres agarrándose a golpes, y no es algo que provenga de mi mente y de la serie de creencias que en ella viven, simplemente es algo que siento en el cuerpo. Mientras trataba de encontrarle el gusto (sin éxito, como ha pasado con muchas de las cosas que intento últimamente), me puse a pensar tontería y media, entre ellas cuestionarme si sentir eso me convertía automáticamente en un tipo machista o chance hasta feminista (ya sé, pinches redes sociales cuánto daño nos han hecho), si era insensible ver a dos seres humanos madréandose y disfrutarlo o intentar divertirme con semejante espectáculo, o si soy todavía tengo salvación porque algo dentro de mí no lo disfrutaba del todo…

Afortunadamente acabó el primer round y antes de ponerme a analizar si entonces para ser parejos tocaba que un musculoso hombre en tanga saliera a anunciar el siguiente round con un cartón con un 2 pintadote, le hice caso al comercial de la cerveza y fui al refri a abrirme una.

No sé por qué les cuento todo esto, supongo que más bien es cuestión de que me entretuve lo suficiente con mi cerveza y pidiendo una gringa de cenar como para tener que venir a preguntarles, ¿alguien sabe quién ganó?

Desvaríos

Amor a cucharadas

Tan grande mi deseo de congelar este momento
que hoy seré Grenouille y atraparé tu esencia
de un frasco haré cientos de litros de helado
para comerte a besos cuando me gane la tristeza.

Desvaríos

El Mar

Sospecho que en el mar la vida es más sabrosa porque el mar no espera nada, sólo es:

El mar fluye,
El mar besa a la arena,
El mar abraza a los peces que tiene
Y se regala a quienes lo tienen.

Busco ser el mar.

Y sé que un día, cuando ya no haya más, seré mar.